Una educación sin pensamiento

la cansina alternativa de la izquierda y la derecha es un rollo patatero del pasado. El futuro no sólo es un producto de la ciencia y la tecnología, sino que también depende siempre de la innovación política. De modo que el inmovilismo es un robo y un ataque frontal contra el progreso. Por fortuna, le queda poco tiempo.