Primarias auténticas

Del mismo modo que desconfiariamos de quién nos enseñase a montar en bicicleta con unas lecciones teóricas y unas ecuaciones escritas en la pizarra, pero que de hecho no supiese él mismo ir en bici, así también cabe sospechar de los partidos políticos que pretenden ser elegidos democráticamente, y presumen de votos, pero ellos mismos no son capaces de practicar la confianza en sus militantes en un ejercicio de transparencia y participación.

La clase política, ruina de España

El fondo de la cuestión es un Estado elefantiásico, que se ha convertido en un parásito de la sociedad como consecuencia de su estructura en 17 mini-estados y con cuatro niveles superpuestos de administración.

Necesitamos políticos emprendedores

Una de las las características del sistema político español es que disuade el espíritu emprendedor. Esto no quiere decir que esté completamente cerrado a los empresarios; el hostelero Abel Matutes, por ejemplo, llegó a ser ministro de Asuntos Exteriores y vicepresidente del PP. Lo que sí quiere decir es que la carrera del político medio…